En la Policía de Madrid hay tristeza tras la muerte de ‘Mona’, una fiel perrita que acompañó a los uniformados desde la estación del sector céntrico del municipio.

Esta mascota sufrió una grave infección, causada por un accidente que le dejó múltiples lesiones que la comprometían. Tras varios exámenes y valoraciones veterinarias, se tomó la decisión de aplicar la eutanasia, para dejarla descansar.

La tierna canina era una integrante más de esta institución, se había ganado el cariño de los uniformados y de las personas que transitaban por este sitio.

Por su parte, varios policías y particulares lograron aportar económicamente para saldar todas las deudas generadas por la atención profesional de ‘Mona’, quien finalmente falleció el 7 de abril.