En las últimas horas, la Defensoría del Pueblo (regional Cundinamarca), el ICBF y la Policía, realizaron la inspección a la Fundación de Jesús tras una grave denuncia ciudadana que alertaba sobre malos tratos y fallas en el procedimiento que afectarían directamente a niños, adultos y personas de la tercera edad.

Hasta Villeta llegaron las autoridades competentes; allí lograron identificar que este sitio no contaba con licencia de funcionamiento, no cumplía con protocolos de bioseguridad, no contaba con trabajadores sociales ni psicólogos para acompañar el proceso de rehabilitación, entre otros. 

Teniendo en cuenta esta grave situación, se procedió al cierre inmediato de la actividad desarrollada hasta la fecha. Los 7 menores que residían allí quedaron bajo custodia del ICBF 

Imágenes: Defensoría del Pueblo