Seguramente, los madrileños recuerdan la amabilidad y creatividad que siempre ha caracterizado a don Cuper, propietario del emblemático almacén Cupertino Castro. Esta persona se ha ganado el corazón de muchos, y ahora desde su nueva sede espera dar lo mejor de sí mismo.

Este establecimiento se trasladó varios metros desde el barrio Santa Matilde hasta el barrio Porvenir. Ahora se encuentra ubicado sobre la Carrera Primera con Calle 12. Este lugar se localiza sobre la misma cuadra de la Panadería Roa y la fábrica de Bellini.

Recuerde apoyar los proyectos y emprendimientos de la economía local en estos difíciles momentos de recesión.