Brayan Fernando Niño Araque falleció, según los dictámenes, tras el impacto de un gas lacrimógeno  en su cara. El objeto fue activado desde una tanqueta del ESMAD que hacía presencia durante la noche del primero de mayo del 2021, en el municipio de Madrid, Cundinamarca.

Inicialmente, el caso estuvo en manos de la Justicia Penal Militar (JPM). Este organismo solicitó la captura del mayor Carlos Javier Arenas Niño por su presunta responsabilidad en el homicidio.

En los últimos días, la Corte Constitucional decidió trasladar el caso de la JPM a la Fiscalía General de la Nación. El alto tribunal explica que existen incógnitas acerca de que si la acción se cometió respondiendo a una necesidad relacionada con el servicio del oficial de la Policía. Por eso, se hace necesario el cambio de jurisdicción de investigación.

El pasado primero de mayo del 2022 se realizó una marcha en el municipio en conmemoración de la muerte del joven.